Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

causa sui

___________________________
_

_

_

Ojalá que yo viera en mis ojos
reflejada la causa del óxido
y del salitre.
Sería una suerte si yo viera
las hojas marchitas alzar su mirada
al librarse de mi sombra.
Si yo viera la estatua de sal
recobrando la risa y el gesto
a la vez que los dioses se calcinan
en sus propios infiernos.
Si yo viera,
con las pupilas de las manos,
como arde, bajo tu ropa, la piel,
sobre la tierra, la herida.
Ojalá que yo viera
la génesis del barro, el origen
esquivo de la evaporación,
el gérmen furtivo de la tormenta
y del sudor, el motivo primero
de tus piernas entorno
a mi cuerpo.

Ojalá que lloviera.

_

Origen-de-los-minions

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 14, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: