Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

X


 

_

_

_

Miro a través de una rodaja de limón
y veo la majestuosa vidriera
de una catedral.

Dios y la luz
—acaso la misma cosa—
untando el caos de belleza,
sin necesidad de ordenarlo.

Una gota de mi sangre
cae en la pila llena de agua.
Enseguida extiende sus alas.

Me pregunto si acaso
mi torrente sanguíneo
no esté habitado
por colibríes prisioneros.

La calle desde mi ventana
es una vía láctea
superpoblada de peregrinos
buscando, con la boca abierta,
un pedacito de invierno.

Cubro el cristal de vaho,
y con el índice de la izquierda
grabo un lunar en tus labios.

_

lemon-slice

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 21, 2015 por en intentario.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 379 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: