Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

XXIV


 

_

_

_

Andan las aves desorientadas
con este extraño mudar del tiempo.
Mueven las cabezas, agitan
sus alas, oteando horizontes
sin inviernos, trazando bisectrices
en la ausencia de la nube.

Andan los cables
del tendido eléctrico
deshabitados de migraciones,
faltos del morse quedo
de la partitura, privados
del crujido del chispazo.

Anda, en resumen, este invierno,
noqueado en su esquina, sonado,
perdiendo de largo a los puntos.
Tal vez tan sólo se guarde
un último golpe para helar la saliva
en la boca, para congelar
el aliento en los labios.

Abrígate por si acaso, niña.

_

hemingway2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 1, 2016 por en intentario.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: