Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

XXXVI


 

_

_

_

Vamos a suponer que un día
descubres
que tú no eres tú.

Que te cuentan vete a saber
qué historia de documentos
confundidos. De recién nacidos
que se cambian de cuna
en el hospital.

Supón ahora las calles
por las que hubieras paseado,
los brazos que se anudaran a ti,
esos sabores que no conoces, esas
pieles, esos ritmos… yo qué sé.

Tan sólo plantéate la duda,
píntala en el espejo, mira
dentro de esos ojos, si es
que acaso
son los tuyos.

Intenta imaginar ser ese otro
sin saberlo. Intenta
calcular la diferencia. Identifícala.

Identifícate a ti mismo
en esa absurda casualidad,
mirándote desde fuera.

_

riiss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 9, 2016 por en intentario.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: