Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

XXXVII


 

_

_

_

Ésto no es una voz nueva ni brillante,
es una garganta que le da la espalda al dueño.

Esto es la caja de tesoros de un niño
—bolas de cristal, cromos, lapiceros—
ajándose en las fauces de la intemperie.

Ésto no es un repositorio de tristeza,
ni un sinónimo anacrónico del viento,
es la yema germinal de una tentativa,
viene a ser negarle razones al espejo.

Acércate, pues, a mi voz ni nueva ni brillante,
a mi garganta seca y pulida de gritos.
Déjame probar esta humilde semilla de abrazo,
estas ganas de hambre de ganas de serlo.

Ésta no es una palabra nueva ni exultante,
es tan solo una piedra lanzada en el remanso.

Es la esperanza de ser alcanzado en breve
por las ondas concéntricas gestadas
entre mi brazo, el agua y el impacto.

_

9985961_orig

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 10, 2016 por en intentario.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: