Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

LXVIII


 

_

_

_

Viene el recuerdo asentándose,
al huir de los días y las edades,
en una costra inexpugnable,
en una caja negra que registra
y que resiste
todos los accidentes planetarios.

Sedimenta, la memoria,
en una inviolable cámara acorazada,
en un silo, en un búnker,
en una fortaleza.

Todo,
sin embargo,
se desmorona en una sonrisa,
en un olor de agua oxigenada,
en una sombra que se separa
del resto de sombras y sacude
la cabeza, como ordenándose el pelo.

Para recordarme
que nada me pertenece.

_

dust-web

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 1, 2016 por en intentario.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: