Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

LXVII


 

_

_

_

Sacar a airearse la herida.

Pasear la palabra como un perro
lazarillo.
Con una correa corta,
con confianza ciega.

Poner en marcha los músculos
necesarios, de la mano,
o del párpado —acto reflejo,
involuntario, aprendido,
inconsciente— para obedecer
el dictado.

Dar el paso, acompañar el paso.
Intentar acompasar el metrónomo
del paso. Aprender de memoria
el recorrido. Olvidarlo. Volver.

Sacar a airearse la herida.

_

1e357d_ca35c31453244cf5ad0c98274b62a771

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 1, 2016 por en intentario.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: