Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

LXXIV


 

_

_

_

Un archipiélago. No importa
si está conformado por islas
desiertas en el océano,
por olivos retorcidos salpicando
los campos de trigo, o por lunares
dispersos por su espalda dormida.

Un archipiélago, digo,
donde la tierra firme sea consciencia
y vigilia, el mar abierto y abisal
el reflejo aumentado
de la lente del batiscafo.
Donde, entonces, la playa sea frontera,
duermevela y línea de flotación.

Un archipiélago rodeado
por la piel del mar, un atolón
que oculta la montaña
que le une al hueso y a la corteza,
la raíz subterránea bajo la hierba,
la corriente submarina
de las terminaciones nerviosas.

Y la telaraña de las rutas
y las constelaciones que los marinos
pueden tejer entre todas ellas.

_

archipielago_by_sadielazarus-d7x8bq5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 7, 2016 por en intentario.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: