Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

LXXXII


 

_

_

_

La tarde tiene unos ojos
que se abrochan a la pupila
de la memoria, como botones
de hueso
a un viejo abrigo de lana.

La frontera de cristal
en la ventana
aprieta los dientes, frunce
el ceño, tuerce el gesto
ante la luz que escapa.

Las ramas son, dice quien sabe,
el espejo aéreo de las raíces.
Y las hojas marchitas, confetis
de ceniza, de alguna celebración
caduca, inmortal y cíclica.

Y la música que queda
es monocorde y distante,
recostada sobre un viento extraño
que arrastra papeles y colillas
en un invierno maldito
y sin frío.

_

tumblr_mp9jhrYaNL1r79v1io1_1280

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 14, 2016 por en intentario.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: