Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

Las manchas que la arena
deja en las sábanas
hay que lavarlas en frío.
Como si fueran de sangre.
Dejarlas en remojo, pedirle
al agua el empeño de la carcoma
royendo en la madera
sus certezas.
Tenderlas luego, exponer
la pluviometría del sudor
y de la sal, al sol de mediodía.
Y dejar que se vele
el nitrato de plata
doméstico y sinuoso:
foto en blanco sin mácula,
claroscuro, bandera callejera
ondeando entre el laberinto
de los andamios. Una vez limpias,
ya sabes, el rastro de la ola,
el cerco de la mancha,
solo habita, indeleble,
en la memoria, y en sus dobleces
precisos y crujientes
de plancha, almidón y azúcar.

_

sabana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 31, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: