Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

Prueba esto.

Cierra los ojos. Siéntate
con la espalda recta. Separa
un poco las piernas, y alza
tu mano izquierda,
como sosteniendo algo,
con los dedos extendidos
y el pulgar hacia a ti

Con el brazo derecho
abraza un cuerpo imaginario,
como cogiendo por la cintura
a ya sabes quien, de manera
que la palma quede un palmo
por delante de tu ombligo.

No es necesario
ser demasiado preciso.

Siéntete ahora pulsando
seis supuestas cuerdas vocales.
Y ya está. Ya tienes
tu guitarra de piel de aire
y costillas de mentira.

Estás tocando una guitarra
que no está, pero está
sonando en su inexistencia.
Está en ese querer estar
de los acordes y las melodías
que rebotan desde el hueco
de tu pecho hasta el fantasma
del instrumento.

Aunque nunca hayas tocado una,
lo creas o no,
de una manera muy pareja
se construyen los recuerdos.

_

air-guitar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 2, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: