Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

Cosificamos.
Cuando no sabemos responder
a una pregunta, cosificamos:

— El amor es una cosa que…
— La soledad es algo que…
— La noche me da una cosa…
— ¡Qué cosas tienes!

Cosificamos
la lluvia y la niebla
y el frío, en el paraguas,
los faros y el termómetro.

Cosificamos
el yo en el espejo, y el otro
en el píxel, en el teléfono
y en sus aledaños. Daños.

Cosificamos
para que el miedo nos quepa
entre las manos. Para poner
números en las dimensiones
inconmensurables.

Cosificamos, si,
para recomponer las cosas rotas,
mirando hacia otro lado, para que
nadie lo vea, para que ni siquiera
las cosas se den cuenta.

_

mps88

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 5, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: