Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

Hay quien rebusca,
con los brazos desnudos,
entre las zarzas,
para recuperar su moneda.
Hay quien deja a un lado
el milagro de las moras
y compra con gusto
los arañazos en su piel.

Hay quien dice
que las moras germinan
—rojas primero, negras
al calor de las tardes
del verano— de las gotas
de sangre prendidas
en las espinas.

Hay quien —tú y yo,
sin ir mas lejos—,
por pequeña que sea,
siempre arroja una moneda
cuando pasa cerca
de un zarzal.
_

LA GÁRGOLA IMPASIBLE_ESPINAS1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 18, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: