Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

Fui capaz de lluvia de cinabrio en la mordedura de tu labio.
Fui, también, catavenenos, praegustator de bilis y de lágrima.
Fui agrimensor de la llanura entre tu ombligo y tu pubis. Fui
cartógrafo de las sombras que imprimías en el pasillo. Fui
síntesis de tu sueño y de mis miserias en el pliegue urbanizado
de tu carne. Fui simetría armónica de un gemido que huía
por el patio de vecinos. Tú fuiste la mandíbula tensa
en el gesto crispado, los nudillos encrespados del espasmo.
Fuiste marea alta derramándote en las laderas. Temblor y grito,
fuiste, y estremecimiento de aterrizajes y techos. Fui. Fuiste.
Somos.

_

88586aacb3443c099ffed4945ebbe235

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 20, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: