Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

_______ XXII

_

Un niño juega con un mapa
y se le derraman los océanos
por los costados.

Espuma batida a sus pies.

Los edificios y los bosques
se desmoronan —confeti gris
y desurbanizado— extinguiendo
las civilizaciones y las escalas.

Cordilleras nuevas en cada doblez
que el niño arruga, rozar
de placas tectónicas
en cada esquina rasgada.

Abandonará, el niño, el papel,
a la intemperie y el rocio,
como se abandonan los mundos
en su caída, los perros
en las gasolineras, las colillas
en los ceniceros.

O dibujará en su reverso,
con barro y sangre, signos arcanos
que nunca descifraremos.

O doblará el plano en un barco,
y lo lanzará a una corriente
cualquiera.

Y esa será
toda la traslación que nos quede.

Y toda la esperanza.

_

107801_subitem_full

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el julio 23, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 504 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: