Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

________ XXIV

_

Todas las habitaciones de hotel
son hermanas univitelinas.
Con sus mínimas diferencias.

Todas tienen una cama algo pequeña,
vasos en fundas de plástico, olor
a moqueta, y un escritorio
diminuto.

Todas se parecen tanto
—al menos las que yo frecuento—
que cuando echas la llave
(ese click de cerradura ajena)
puedes estar, a la vez,
en todos los lugares.

Todas tienen en la puerta
un cartel con el plan de evacuación,
con una línea roja que indica
la huída del fuego, o del temblor.
Así mismo, una lista de indicaciones
para evitar morir, a la vez,
en todos los lugares.

La próxima vez
que habite un hotel
robaré ese mapa, y lo colgaré
en la cabecera de mi cama.

_

evac_route_03

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el julio 24, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: