Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_
_

_

______________ XL

_

Se pasó, la tormenta, toda la tarde amenazando
(aparato de viento, fuegos artificiales,
convulsiones de la arboleda…)
y no cayó ni una sola gota. Fanfarroneaban
los truenos y la gama de grises
con descargar, a bloque, tantos metros cúbicos
como fueran necesarios para convertir el mundo
en un único mar. Para medir los rumbos en aires
y la ligereza en nudos.

_
No hizo falta, asomó el sol bajo un telón,
fanfarrón, como diciendo: aquí estoy, ahora me voy,
pero porqué a mí me da la gana.

_
Mientras, yo leía, calculaba velocidades
y profundidades ficticias, fondos abisales
y paseos submarinos.

_
Se fue, la tormenta, humillada, y yo seguí seco
de tantos días sin verla.

_

tormenta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el agosto 29, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: