Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

ME PIDE un cigarro
y le digo que ya no fumo.

_
Una moneda, entonces, dice,
o algo para alimentar
una sed crónica y duradera,
Algo para convidar a un trago
a su alma huidiza.

_
Me echo la mano al bolsillo
y la mujer sonríe  casi mejor que nadie.

_
Cincuenta céntimos de conciencia
tranquila —sale esa moneda,
y no otra—.

_
No canta, no hace sonar
ningún instrumento. Sólo
te pregunta si tienes
un cigarro, y sonríe iluminando
el vagón, el túnel

_
y la noche entera.

_

11377616_834434059939355_596982538_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el septiembre 22, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: