Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

ROBO el papel de carta en los hoteles
y lo dejo en blanco para releerlo luego.
Acompaño, tropezando, a mi amigo invisible
a la cola del paro. Administro
benzodiacepinas contra el vértigo
de mi ángel de la guarda. Muerdo
el polvo: el mejor ejercicio de patriotismo.
Fotografío el arcoiris que produce el agua
de la manga de los bomberos (el incendio,
como siempre, sale movido). Me contagio
de la epidemia de costillas fracturadas.
Compro un ataúd pequeño, con forma
de guitarra.

_
Luego te saco a bailar, y parece que sepamos.
Parece que siempre hayamos sabido.

_

13245209_1099910016770230_6445098738421639010_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el septiembre 22, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: