Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


_

_

_

AL FINAL no cayó ni una gota,
tú andabas a cinco mil pies de altura,
andaba el mundo huérfano de hospitalidad
y sobrado de huéspedes.

_
A pesar de los aviones, las copas
de los árboles no se movieron ni un milímetro.
A pesar de la amenaza gris de un cielo gris
sobre el suelo gris de las avenidas.

_
Al final no cayó ni una gota
y pasé la tarde mirando el cielo,
con la boca abierta, rebuscando estelas
de aeronaves que te lleven o te traigan.
Calculando las fintas de las aves
que expliquen la materia de la que está hecho
el aire.

_
Igual estás ya, a estas horas, en tierra.
Igual aterrizaron ya todos los aviones
y las terminales escupieron a todos los pasajeros.

_
Al final no cayó ni una gota
pero yo sigo con la garganta llena de queroseno.

_

hong-kong-airport-2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 9, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: