Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


_

_

_

LA GUITARRA se cayó de la silla
y se quebró el cuello en el suelo.
Fue una caída extraña:
como en cámara lenta, como
planeando en el descenso.

_
Era una noche de cielo
forrado de gomaespuma
y de luz fluorescente que titila.

_
Igual quería, la guitarra,
poner fin a su existencia,
contando con la altura del mueble
y la tensión de las cuerdas.

_
Era una noche de gritos
y de frenazos, de vaho
en los ojos y en los parabrisas.

_
Fue, al final, una fractura leve,
que el luthier redujo
e inmovilizó sin problema.
Le dio el alta enseguida.

_
Se hacía de día en astillas.
Amanecía en añicos.
Madrugada de espinas.

_

73_lpcustomsmash.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 20, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: