Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


_

_

_

DEBES saber
que las guitarras arden.
Casi todas. Si se les somete
al proceso de combustión adecuado
quedan reducidas a cenizas,
amén de otros restos calcinados
de las partes metálicas.

Trastes, clavijas, alguna cuerda.

Reacción exotérmica
en presencia de oxígeno.

Desprendimiento de grandes
cantidades
de luz y calor.

Fuego.

Por eso, debes saber
que las guitarras no arden.
Casi ninguna. Casi nunca.
Pues producen los mismos efectos
cuando arden
y cuando no.

Incluso cuando nadie las toca
y nos miran, quedas y sombrías
desde cualquier rincón.

_

bonzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 27, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: