Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


_

_

_

ME RECIBE la calle como una profecía.
A ratos los coches separan sus aguas
como un mar rojo cualquiera,
y yo ando sin maná ni tablas de la ley,
en esta madrugada boreal
de setecientos treinta y un días.

_
Doblo la esquina, tuerzo las calles,
mientras el cielo se disfraza
del asesino en serie de la lluvia
y una mujer desnuda un maniquí
en un escaparate brillante, y luego
lo viste de nadie bien abrigado.

_
A lo lejos vislumbro una aurora,
alumbrada de hogueras de todos los libros,
pero casi todos preferimos el túnel
en el que escribir el manual del deshabitado.

_
Entonces soy como las bombillas de las neveras.
Entonces espero, tal vez, a que abras.

_

6a00e54eff9e5388330148c67df5fc970c

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 2, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: