Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


_

_

_

A VECES me culpo de haber sido yo
quien le rompió el cuello a la guitarra.
Me culpo y me juzgo y me condeno.
Declaro en mi contra. A veces,
inventando una historia truculenta
de celos, de grietas, de sangre
en las cuerdas y en los trastes,
de astillas clavadas en la carne.

_
A veces es verdad.

_
A veces me hago el dormido para verte
como si yo no estuviera. Verte
deambular por la sala, verte
maldecir la lentitud del ordenador.
A veces por verte acercarte
como si yo estuviera dormido. Entonces,
a veces me gesto en ese gesto,
me abrigo del día con la piel del párpado,
del frío y del silencio y entonces,
a veces me llegas y nos haces.

_
Y a veces, es verdad,

_
desde el suelo, la guitarra nos mira
con esa postura inverosímil
de los que yacen con el cuello roto.

_

18838ac8c8e5e46b2ccf17459a6a9fea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 18, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: