Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


_

_

_

SOÑÉ CON mi hijo.
Soñé con alguien parecido a él.

_
Todo era como abrir los ojos
debajo del agua.

_
Iba conmigo, charlábamos.
De pronto desaparecía
y la sal me dañaba las retinas.

_
Soñé que ya no estaba
en ningún rincón, ninguna calle
de ese fondo marino.

_
Luego soñé que lo divisaba,
a lo lejos, sentado en un banco,
con otros dos o tres jóvenes.

_
Me acercaba y crecía en mí
la posibilidad de que mi hijo
estuviese haciendo algo terrible.
Corrí hasta llegar a su altura
—esa torpe gravedad subacuática—,
vi que él era yo, a su edad,
________________ naufragando.

_
Sabía que soñaba
pero no ma atrevía a despertar,
por si en la vigilia de la superficie
hubiese vuelto a alejarse.

_

jovenes_sentados_banco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 28, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: