Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


_

_

_

LA ESPERARÉ con la ropa limpia,
acodado en la esquina de todas las tardes.

_
La esperaré con una hoja de laurel
en el paladar. Con la sonrisa nueva.

_
Esperaré a que venga doblando los horizontes,
cambiando de color los semáforos y los cielos.
A que llegue oliendo a semilla y a idea,
a bronce de campana y a luz sin cortina.

_
La esperaré, ahora que llega el frío,
pateando el suelo y subiéndome el cuello,
descontando minutos, echando cuentas
de los metros cúbicos que caben en un abrazo.

_
La esperaré como una guitarra
con el cuello a punto de romperse.

_

583741743-prinzregentenstrasse-traffic-light-crossroad-lantern

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 30, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: