Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

la espera


_

_

_

Nos mata el gesto de indolencia
de los amados. Y la velocidad
de las balas.

_
Nos mata la caída —el último tramo—.
Y las expectativas afiladas
como cuchillas.

_
Nos mata la espera, el silencio,
la falta de aire o de agua. O su exceso.

_
Nos mata el viento moviendo las copas
de los árboles. Y el tintineo
de las copas vacías formando en la barra.

_
Y los ceniceros llenos.

_
Nos matan las manos vacías de cuerpos,
las bocas llenas de necedades,
las agujetas en los músculos de la sonrisa.

_
Nos mata el mar, nos mata el medio metro
de tierra, nos mata la distancia
y el alma podrida de la muchedumbre.

_
El rincón, nos mata, y su reverso
afilado convertido en esquina. Las heridas
que nunca llegan a cicatrices, nos matan.

_
Nos mata la indiferencia
y con ella matamos a otros.

_

innocent_by_last_word

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 28, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: