Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

primero


_

_

_

Yo estaba muerto de sed
y tu andabas pisando todos los charcos.
No había bastante noche, esa noche,
ni ninguna otra noche
con trenes de por medio.

_
El deseo era una galaxia de manchas
pintada en la sábana del futuro,
mientras el fin del mundo se explicaba
en las luces amarillas
que huían en la ventanilla del vagón.

_
El hambre de los cuerpos, la paz
impostada de las avenidas abarrotadas,
la desolación de los centros comerciales
abandonados. Y por fin, la ira
de las estaciones en ruinas,
en las que sólo un cristal se sostiene en pie,
con una mano a cada lado.

_
Luego, la piel del charco se calmaba,
se hacía espejo, y yo leía en él
todas tus constelaciones.

_

McEnaney-puddle-sunset.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 4, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 503 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: