Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

tinte


_

_

_

Recorrimos las calles. Le pedí
que dejara de sangrar. Le dije
que no quedaba sitio en la sangre
para tanta nieve. Bebimos
y hablamos de las cosas que hacíamos
cuando tuvimos la edad
que ahora tienen nuestros hijos.

_
Brindamos por aquellos tiempos
y por todos los que vengan.
Me pidió que dejara de nevarme.
Me dijo que toda la nieve se mancharía
con una sola gota de sangre.
Y ya sería otra cosa
completamente distinta:
nieve con sangre.

_
O algo así.

_
Me enseñó su casa
y nos despedimos sin acordar otra cita.
Sabíamos que pasaría tarde o temprano.

_
Así lleva pasando
desde hace más de treinta años.

_

bloodsnow

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 5, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: