Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

12/02/2017 (2)


_

_

_

A veces sueñas con ir
al centro comercial Westfield Santa Anita.
En tu sueño conduces
hasta el cuatrocientos de Baldwin Avenue,
en Arcadia. En lugar de tu ropa
luces un simple viso que la brisa mece,
en vez de tu bolso, tal vez,
un eme dieciséis con dos cargadores
unidos con cinta adhesiva.
Sueñas eso: que cae la tarde
cuando entras en el Teavana, por ejemplo,
y vacías tu arma sin previo aviso.
Sueñas que algunos cristales te hieren
las piernas, que algunos afortunados
consiguen escapar.
Sueñas con ese paradigma de guionista,
y cuando te despiertas, te preguntas
si habrá quedado algún cartucho
en el alma del cañón.

_

the-one-point-eight-hawthorne-mall-01-954x636

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 12, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 363 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: