Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

26/02/2017

_

_

Curvas las cejas con gesto de enfado,
como el horizonte, como la espina
dorsal. Sólo dura un momento,
sólo un espasmo de rabia que eriza
el vello en tu nuca y aumenta
el torrente sanguíneo del planeta.
Igual es por la falta de respuesta.
Por el silencio cibernético y administrativo.
Por las calles desiertas de la noche de Pasadena.
Por la falta de sueño y las pocas ganas de dormir.
Por la pésima programación televisiva.
Por el cuerpo incendiado de ganas, por el nulo
pronóstico de lluvia en todo el estado.
Por las estelas de los malditos aviones.
Relajas tu rostro. Acercas tus manos
a la pantalla del monitor. Sientes la vibración,
un armónico que se te instala en los huesos.
Duermes abrazada a una duda narcótica,
lisérgica y amable.

_

705d3225806463cfb63bbf3717070f24

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 26, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: