Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

04/04/2017

_

_

_

Huele a humo en toda la ciudad.
Pero nada está ardiendo. Huele
extraño, a plástico quemado,
a basura en llamas, a fin del mundo.
Pero no hay alarmas, ni avisos,
ni sirenas, ni estampidas.
Miras, entonces, a los transeúntes:
siguen a su aire, como si nada
ocurriera, como si sólo tú
te dieras cuenta. Toses, te agitas,
llevas las manos a tu cuello,
buscas sinónimos para la asfixia,
luces al final de los túneles,
prodigiosos ascensos celestiales…
Al final, el olor desaparece,
recuperas tu aliento y tu lágrima
mientras los edificios se derrumban
calcinados, mientras el recuerdo
termina de cocinarse en el pasado.

_

From the series The Profit Corner

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 4, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: