Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

12/04/2017(2)

_

_

_

Hay un puente
en Colorado Boulevard
que se alza ciento cincuenta pies
por encima del río Arroyo Seco.

_
No es el puente
más bonito de Pasadena
pero, desde que lo alzaron
—en mil novecientos doce—
más de cien personas
han saltado desde él.

_
Bien mirado, no es tanta gente.

_
Incluso dicen que un obrero,
durante la construcción,
quedó enterrado
en el cemento húmedo.

_
Un puente maldito,
como tantos otros.

_
Cuando conduces por Colorado
—o aquella vez que paseaste
por allí antes del amanecer—
siempre piensas cuánto deberías
alzar tu tu falda
para saltar
la valla de la barandilla.

_

IMG_1881

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 12, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: