Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

doble

_

_

_

Ni el mismo río, ni el mismo
reflejo en la piel del agua
—una imagen ondulante
y aproximada que miro
desde lejos, con los ojos
entornados—.

_
Ni el mismo manantial,
ni siquera el mismo torrente
sanguíneo percutiendo la sien
—un ritmo de reloj cambiante,
un morse acelerado, una noche,
un día y todos los sucesivos—.

_
Ni la misma retina, ni el mismo
cristal enfocando su doble, afilando
el contorno del iris —nervio óptico
decodificando ausencia y silencio
a partes iguales, en el lóbulo preciso—.

_
Luego ella, por un momento,
abandona su tarea y me dice
que llevamos mucho rato sin besarnos.
Y se atan todos los reflejos en su original.

_

Picture-37

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 30, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: