Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

niño

_

_

_

Las mujeres teñían sus ropas
en grandes baldes brillantes
y agosto aún era una mancha
lejana en el horizonte.

_
Las melodías mutaban inquietas
acomodándose a la armonía
del agua y del zapateado
de tardes de sedimentos amarillos.

_
Las cortinas obraban de filtro
del zumo del polvo y de las moscas,
los niños acudíamos un poco tarde
a la salmodia del grito de la madre.

_
Era eso, supongo, mirar detrás
de las tapias de las piscinas,
era coleccionar rincones, hormigueros
en los bolsillos de la memoria.

_
Y canicas rodando como años.
O como planetas.

_

jugamos-a-las-canicas-01

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 30, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 379 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: