Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

_

_

_

oigo un viento extraño

_
los papeles tiritan en la mesa,
alguno vuela

_
es una brisa remotamente familiar,
revestida de electricidad estática que,
impregnada de la melaza de la tarde,
zahiere la piel mojada del paladar
antes de que la vele el crepúsculo

_
detiene su vuelo
en el quicio de la ventana

_
descansa ahora inquieta,
un remedo de pájaro asustado
negando sus alas al vuelo,
aterido del miedo a la jaula,
sujeto al alambre y al desconsuelo

_
donde se posa
eriza dunas de epidermis

_
susurra ese viento un lenguaje
antiguo, gutural y delicado,
lamiendo los rincones de la noche

_
ya no será nunca demasiado tarde

_
cesará ese aire un día,
aliento de la mano y del labio,
romperá acaso las velas, huirá
indómito a otros pulmones,
cesará el suspiro, el pulso,
inánime y silencioso,
ardiendo los papeles y la memoria

_

curtains

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el julio 2, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: