Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

_

_

_

pocas horas antes
olía sus despertares,
buscaba su aliento,
recolectaba el mundo
en la espalda del primer día,
sabía de mi suerte

_
despertaba de una noche sin viento,
emergía de un sueño vencido

_
la miré durante un rato,
obcecado en los detalles,
sentado en la escalera

_
quería congelar eso,
urbanizar el recuerdo,
edificarlo indeleble al tiempo

_
se fue, luego, en un tren,
un cercanías cualquiera,
fin de trayecto, el aire
rompiendo en el túnel,
estallando en la ventanilla
negra de la memoria

_
ahora lo escribo,
negando la glaciación,
esperando el próximo tren,
mitigando el blues del sábado:
ofrezco mi billete al torno,
fallezco un poco en los andenes,
olvido ratos, distancias, raíles,
brillan vencidas las luces
intermitentes, como ella
acostada en el borde del día

_

Fkpj5Oi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el julio 15, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: