Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

_

_

_

y sabía el viento

_
lo que piensan las estatuas;
ojos de mármol sin pupila,
sellados labios de granito

_
que sea la lluvia y el aire,
un único movimiento posible
en la piel de la escultura

_
temen acaso ese cáncer
incesante de la roca,
entonan acaso el quejido
narcótico de la grieta
en los capiteles, en la hiedra
naciendo verde en los poros

_
la estatua sabe del viento,
ordena su sonrisa hierática,
se deshace en polvo y arena

_
ofrece entonces, extasiada,
jirones de ropa de piedra,
oquedades que se vacían
segregando sal y óxido

_
la quietud callada del bronce,
la vocación solemne de campana,
envidia pétrea de los árboles
navegando ramas y hojas,
olvidadas las raíces,
sepultados los cimientos

_
detienen tal vez su erosión
esperando abolir el gesto

_
a veces se conforman
rotando las sombras,
extendiendo alas grises,
nunca, sin embargo,
alcanzaron a  respirarte

_

il_340x270.546745319_sv8v

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el julio 21, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: