Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

retrovisor

_

_

_

Alguna vez he pasado
por encima de un animal
atropellado.

_
En alguna ocasión
tuve que caminar kilómetros
hasta la gasolinera.

_
Dos veces se me paró
el coche. Sólo dos veces
en tantos años.

_
Una madrugada
conduje borracho entre la niebla
con la raya entre las ruedas.

_
He llegado tarde
muchos días. Muchos.
Por mi sueño o el de la autopista.

_
Unos jóvenes, una tarde,
lanzaban piedras desde el puente.
Una rozó mi capó.

_
He visto más de treinta
accidentes. Sólo en uno
vi mantas brillantes en el asfalto.

_
Un día me reventó
un tímpano al bajar la ventanilla.
La sangre empapó mi camisa.

_
Pero, hasta hoy,
siempre me trajo de vuelta
el horizonte en el retrovisor.

_

della-chen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 13, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 394 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: