Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

se me duerme la mano

_

_

_

Se me duerme la mano
y se me espacia la palabra
como el latido de un animal
grande y oscuro. Como el aliento
de un moribundo lúcido y varado.

_
Se me duerme la mano
como un mar gris y sosegado,
y los versos ya no me estallan
contra los acantilados
ni borran de espuma las huellas.

_
Se me duerme la mano
como el barro que se cuartea,
y mi voz se esconde en la grieta
—vocación de semilla con suerte—
hasta la próxima tormenta.

_
Mi mano dormida dice
un pulso más sereno, un gesto
que camina en la brisa y en el suelo,
en la arena, en la hiel y la saliva,
y en mi mano mientras se duerme.

_

218a8031019163.563d01363aeda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el septiembre 13, 2018 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 506 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: