Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

escena XXXIX

_
_
_
Dime que pare.
_
A mí no me hicieron
para lo inconmensurable.
Me lastró el mundo
con plomo en los tobillos.
Me privó del criterio
para entender lo infinito.
_
Pídeme que me detenga.
_
Me gravita dentro un mundo
de charcos salados, de pulsos
y corrientes eléctricas.
Por eso no entiendo lo eterno,
me congela la inmensidad,
me sobrecoge lo incontable.
_
Exígeme que frene.
_
No estoy hecho para horizontes
que se curvan en los océanos.
No me dio el mundo el juicio
para respirar lo perpetuo.
Por eso la hoja y no el bosque.
Por eso la gota, no la tormenta.
Por eso el segundo y la huella
antes que el siglo y el sendero.
Por eso mi mundo justo alcanza
a lo que me cabe entre los brazos.
_
Dime que pare.
_
A mí el mundo no me hizo
para echarte de menos.
_

esce39

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el agosto 5, 2020 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 493 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: