Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

supongo





Se me han (están) quita(n)do las ganas
de buscar mis libros en las librerías.
Nunca tuve demasiadas, pero
confieso haberlo hecho alguna vez.

Diría, incluso,
que he (estoy) perdi(en)do la obsesión
de arañarle el alma a las guitarras

—excepto cuando mi hija me lo pida:
siempre estaré presto para eso—.

Debe ser la edad,
pero casi no me apetece (nada) leer
lo que escribo, escribir (de) lo que leo,
y ha dejado de importarme si soy bueno.
Es bastante probable que no.

Está bien, supongo:
las tardes se (siguen) escapan(do),
voy a salir a caminar un rato y, con suerte,
igual un día de estos vuelvo a enterrar
mi cabeza en tu pecho.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 11, 2022 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 495 seguidores más
A %d blogueros les gusta esto: