Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

hagiografía



Tengo dos hijos,
un puñado de guitarras,
demasiados libros
y cada vez menos sueños.

Algunas mujeres
dijeron quererme. Un par
lo hicieron. Una —qué suerte!—,
sigue en ello.

Es posible,
que si vas a una librería,
encuentres alguna cosa
con mi nombre en la portada.

Sigo escribiendo:
con menos ahínco,
con el mismo susto,
con la misma falta de ambiciones.

Camino, me cuido poco,
desafino cuando canto,
intento hacer mucho ruido
cada vez que me río.

La Carmela, mi madre,
es mi mejor biógrafa:
«Eres un desapegao —dice—.
Y estás muy gordo».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 24, 2022 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 497 suscriptores
A %d blogueros les gusta esto: