Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

tres





Me siento en esa orilla cualquiera
y puedo decirte con exactitud
la salinidad del agua, el ímpetu
incansable de la ola, el avance
geométrico de la marea. Puedo

evaluar la luz, la difracción. Sé
pronosticar el rumbo de la brisa
Podría, si quisiera, precisar el número
de granos de arena en tu mano.
Contar sus aristas, listar su composición.

Pero no equiparon mi piel
para el escalofrío de la sal
cristalizándose en mis brazos,
para el erizarse de mi vello
al oír la risa de la niña que chapotea.

Para nada de eso que hace
que os acuda la lágrima a la esquina
de los ojos. Tan salada, también.
Tan lejana, imagino,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el agosto 3, 2022 por en Uncategorized.

Navegación

Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 495 seguidores más
A %d blogueros les gusta esto: