Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

a ratos





Tengo que olvidarme
de los bordes de los objetos.
De la silueta de las personas.
No puedo centrarme tan solo
en la mancha y su mapa:
el fondo de una botella
dice más que el líquido que tuvo
—no que contuvo—.

Ayudará entornar los ojos,
difuminar esa certeza,
o dejar las gafas a un lado.

Lo he hecho otras veces:
mirar sin mirar, liberarme
del detalle, abandonar
el bisturí y el sedal, cambiarlos
por el pincel más grueso,
por la tijera más mellada.

Debo ocuparme del trazo ancho
del hachazo, del destrozo.
Eso soy, ver sin ver,
alguien sin confines ni derrames
—no infinito—, alguien difuso.

Como tú. Y en esa ausencia
de fronteras y aduanas,
de checkpoints y registros,
nos construimos a ratos.

Aunque me empeñe
—casi siempre—
en contar lo contrario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el septiembre 1, 2022 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 495 seguidores más
A %d blogueros les gusta esto: