Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

fragua




Yo estoy aquí. En la fragua escondida de la palabra
condenada al olvido desde su nacimiento.
En la ciudad deshabitada que se alza
sobre los escombros de otras tantas
capa sobre capa de polvo y de ceniza.
En la luz sin calor, tenue y amarilla
del alumbrado de los polígonos industriales.

Yo sigo aquí. En la huella que un dios menor
dejó en un barro eterno, en el charco
que ahí se forma, las pocas veces que llueve.
En el reflejo huidizo de una lágrima.
Sentado sobre la última piedra en pie.
En pie ante el primer abismo encontrado.
Recostado contra un tronco muerto que late.

Voy a estar ahí. En la parte sumergida del hielo.
En la inconstancia jalonada de ojalás,
en el silencio entre una nota y otra nota.
En la oración del descreído, en el mantra
incansable de la ola, en el rastro
caducifolio que voy dejando en la orilla.
Detrás de los ojos de mis hijos, estoy. Delante

de aquí, en donde estoy.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el septiembre 2, 2022 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 495 seguidores más
A %d blogueros les gusta esto: