Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

bosques aleatorios




Siguen los caballos empalados en el tiovivo.
No consiguen los faros disipar toda la niebla.
El niño no alcanza la estantería más alta
y al viejo le tiembla un adiós en la garganta.

Camino con todo eso guardado en el bolsillo
junto a los dedos vacíos de los días extraños.
En lo hondo de la carne aún espera un invierno
que no se despierta con la luz de los trenes.

Me siento a escribir la autobiografía de los otros.
A diseñar los planos de los bosques aleatorios,
a redactar el testamento del cielo de tu boca,
a aceptar el no tener más oficio que eclipse.

Luego desaparezco apenas. Catalogo el silencio.
Me deshago en jirones de humo y me guardo.
Se seca mi saliva en los labios del tiempo,
y cosecho el miedo a no tener más que recuerdos.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 30, 2022 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 495 suscriptores
A %d blogueros les gusta esto: