Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

orvallo





Era el tiempo
en el que yo le pedía que me lloviera.

Ella sabía del sol
que sale y sacia y solivianta.
Yo llevaba el orvallo
que llama y llora y destruye.

Todos los bares
tenían un subterráneo con poca luz.

Ella me hablaba
desde lo alto de trancos intransitados.
Yo la arrastraba
a mis profundidades iluminadas apenas.

Seguimos en eso,
en la república de un idioma inventado.

Aunque los días padezcan
de la polisemia contagiosa del silencio.
Aunque la piel de los labios
se obstine en la falsa predicción meteorológica.

Es el tiempo
de cambiar la urgencia por la duermevela.




Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 21, 2022 por en Uncategorized.

Navegación

Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 495 suscriptores
A %d blogueros les gusta esto: