Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

LXIV


 

_

_

_

Detrás de la puerta, el músico rebelde
le pone melodía al himno que compuso
el poeta maldito un martes de resaca.
Servirá como marcha militar rimbombante
y triunfal. Resonará en los tímpanos
de los vencidos.

En la planta de arriba, el cirujano
sutura una amputación producida
por un artefacto explosivo
patentado por el ingeniero que duerme
en la litera contigua,
disfrazado de Oppenheimer disfrazado
de Einstein.

Justo al lado, el gran profesor
—tiene el televisor a todo volumen—
adoctrina a todas las mentes al alcance
de su radiación. Excepto la del filósofo,
que en ese momento se masturba en el baño
escuchando a Coltrane.

Mientras, en la calle,
el panadero y el labriego fuman
en silencio, con las espaldas recostadas
contra la cal de la fachada. La misma cal
de las tripas de los muertos.

Saludan con gravedad protocolaria
cuando entra o sale alguien
del edificio.

_

smokinggirl

©Amanda Marie Ellison

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 29, 2016 por en intentario.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: