Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

escena XLVII

_
_
_
La gravedad es el único dios,
y el tiempo es su profeta.
_
Desde VY Canis Majoris
a una gota de mi sangre,
todo se somete a su voz:
lo que cae, lo que pesa,
lo que se sumerge.
_
La gravedad es mi señor,
y las aves, sus apóstoles.
_
Los zapatos se pegan al suelo
mientras las sombras viran,
se suicida la hoja en la rama,
y un día de estos ya no podré
levantarme.
_
La gravedad es todopoderosa,
sólo la palabra escapa,
levita, sobrevive.
_

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 8, 2020 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 505 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: